Bajos comerciales morosos: cómo afecta a una comunidad de propietarios y cómo actuar

 En Sin categoría

La morosidad es un escenario en el que nadie quisiera verse involucrado, sobre todo cuando se es parte de una comunidad de propietarios. Bien sea como inquilino o como arrendador, no poder cumplir con el compromiso de pago de un inmueble supone muchas etapas desagradables que terminan generando molestia, confrontación y en el peor de los casos, procesos legales y multas. Antes de que todo esto pase es importante conocer los pasos a seguir, sobre todo en el caso de los bajos comerciales morosos.

La crisis económica es una realidad global que si bien puede afectar a cualquier persona en cualquier estrato, cuando se trata de los bajos comerciales morosos la realidad va más allá, pues es el entorno inmediato el que se ve afectado por esta falta. Existen diferentes herramientas a aplicarse a los inquilinos que ya acumulan una cantidad de tiempo considerable sin cubrir su cuota. En estos casos, la comunidad de propietarios puede actuar de inmediato.

El desahucio exprés, el plan de acción de la comunidad de propietarios

Cuando se presentan los bajos comerciales morosos, es muy probable que la comunidad de propietarios piense en una herramienta legal que es la más útil en estos casos. Se trata del desahucio exprés, esta estrategia legal consiste notificar al inquilino que, en caso de que la deuda acumulada no sea cubierta en la brevedad posible, se procederá a aplicar la reclamación a través del desahucio. En este punto la comunidad de propietarios procede a contactar a el abogado de la Administración de Justicia que establecerá un plazo de 10 días para que se lleve a cabo el desalojo a la par de pagar las cuotas pendientes.

Una vez que la demanda al bajo comercial moroso sea admitida, se abrirá una última posibilidad de enervar, en la que se buscará cubrir la deuda del inquilino, para que esta pueda seguir en el local siempre y cuando se establezca un nuevo compromiso en el plan de pagos, como prevención de que este escenario se vuelva a repetir. Es importante que todas las partes involucradas tengan claro que solo se puede enervar una única vez, de manera que si se repiten deudas en el futuro, ya esta figura legal no podrá ser admitida.

Acuerdos con los bajos comerciales morosos

Dependerá directamente de la comunidad de propietarios si accede a llegar a un acuerdo con los bajos comerciales morosos. Existe la posibilidad de que si se trata de un buen arrendatario, que nunca haya presentado irregularidades con sus pagos en el pasado, ahora se enfrente a un problema comercial o personal que no le permita tener una capacidad de respuesta. También existe la posibilidad que la situación sea totalmente distinta y que el inquilino se niegue a pagar, que esté renuente a abandonar el local y así una serie de situaciones desagradables que  dan pie a interponer la demanda como último recursos.

Los bajos comerciales moroso tienen un impacto directo en la comunidad de propietarios e incluso en el resto de la comunidad, pues de ventilarse este tipo de situaciones, es probable que se proyecte la imagen errada y permisiva de que no hay sanciones, contribuyendo así a que el resto de inquilinos pueda incurrir en la falta. Es por eso que ante este escenario lo ideal es actuar lo antes posible.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar